Educación financiera para niños.

parents teaching their children

Por GreenPath Financial Wellness

Las habilidades prácticas de administración del dinero que se aprenden a una edad temprana pueden tener un impacto duradero en el resto de la vida de su hijo. De hecho, esta es una de las áreas más importantes donde realmente puede cambiar el curso de su vida. Educar a sus hijos sobre el bienestar financiero les ayudará a desarrollar hábitos de gasto saludables para el futuro.

A continuación, presentamos algunas formas excelentes de enseñarles a sus hijos sobre el dinero.

  1. Juegue juegos que involucran dinero

Una de las mejores formas de enseñar una lección es hacerlo sin que su hijo se dé cuenta de que está aprendiendo. Juegue juegos que incluyan un elemento financiero como Monopoly or Life y ayúdelos a elaborar estrategias durante el juego. Esto ayudará a su hijo a aprender la importancia de hacer un presupuesto y planificar el futuro, todo bajo la apariencia de un juego.

  1. Haga una lista de deseos con su hijo

Una parte esencial de la educación financiera es la creación de un conjunto de prioridades. No podemos tener todo lo que queremos de una vez, pero podemos lograr nuestros objetivos con el tiempo si planificamos con anticipación. Esta es una gran lección que los niños pueden aprender. Siéntese con su hijo y pídale que haga una lista de cinco cosas que quiere. Luego, pídales que los clasifiquen de los más importantes a los menos importantes. Una vez que se crea la lista, cree una estrategia con su hijo sobre cómo pueden obtener sus deseos.

  1. Enseñe mientras compra

Lleve a su hijo de compras y explíquele activamente su proceso para tomar decisiones. Cuando llegue a la tienda, dígale a su hijo cuánto dinero tiene para gastar y cuáles son sus prioridades. Muéstreles por qué está eligiendo un artículo sobre otro y explíqueles cosas como descuentos y cupones. Recuerde, los niños aprenderán de su ejemplo. Hablarles sobre el presupuesto es importante, pero es mucho más impactante si ven que usted mismo sigue un presupuesto.

Además, otórguele a su hijo pequeñas cantidades de dinero para gastar. ¡Le sorprenderá lo felices que estarán de gastar $2 en lo que quieran! También aprenderán la importancia de gastar con un presupuesto limitado.

  1. Dar una mesada

Dar una mesada les da a los niños una experiencia de primera mano con el dinero. Aprenden las recompensas de gastar y ahorrar con cuidado y los riesgos de tomar decisiones de gasto impulsivas. ¡Y esos riesgos son mucho menores de lo que serán más adelante en la vida! Los niños también aprecian las cosas que pueden comprar con su propio dinero.

Si se pregunta cuánto dinero darles, sepa que no existen pautas estrictas. Algunos padres optan por dar un dólar por cada año de un niño. Otros padres basan la asignación de sus hijos en el trabajo que hacen en la casa, como limpiar, tareas del jardín y el césped, o cuidar a los hermanos menores. Algunos padres ponen a sus hijos a cargo de pagar algunos de sus propios gastos, como ropa, videojuegos o entradas al cine, y establecen la mesada en función de eso. Sea cual sea la cantidad que decida, tenga en cuenta que se convertirá en un gasto regular para que lo considere en su presupuesto familiar. Haga que funcione para usted y su hijo.

  1. Divida el dinero en categorías

Consiga una alcancía que divida el dinero en gastos, ahorros y donaciones. Enséñele a su hijo qué es cada categoría y cómo se le permite usar el dinero en cada sección. Cada vez que les dé su mesada, hábleles sobre cómo planean usar sus fondos. Coloque la alcancía junto a la lista de deseos de su hijo para que sus objetivos de gasto y ahorro sean claros para él. Además, hable sobre las causas benéficas que su hijo cree que son importantes y cuando alcancen una meta de donaciones, done el dinero a esa causa en nombre de su hijo.

  1. Involucre a sus hijos en compras grandes ¿Están decidiendo adónde ir de vacaciones? ¿Van a comprar un electrodoméstico nuevo? Incluya a sus hijos en el proceso y pídales que ayuden con la investigación. Puede mostrarles los factores que intervienen en la toma de la decisión y pedirles que le ayuden a comparar las opciones antes de realizar la compra. Se sentirán orgullosos de saber que ayudaron con la investigación para tomar la mejor decisión para toda la familia.

En resumen, enseñar a los niños sobre finanzas puede ser más fácil de lo que parece. Solo se necesita un poco de planificación, un poco de paciencia y algo de creatividad. Una vez que su hijo aprenda los conceptos básicos de las finanzas, puede aumentar sus responsabilidades financieras aumentando su mesada y ayudándolo a abrir una cuenta corriente y de ahorros. Estas lecciones ayudarán a su hijo a desarrollar una actitud saludable hacia el dinero a medida que se convierte en adulto.

 

 

Publicado en Sin categoría

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.