Cuentas personales para la jubilación

Las cuentas personales para la jubilación (IRA, por sus siglas en inglés) son planes de jubilación con impuestos diferidos y particulares. Es un requisito que usted haya percibido ingresos para poder aportar, y puede poner dinero en una IRA si participa o no en un plan de jubilación ofrecido por algún empleador.

Hay dos tipos: las IRA tradicionales, en las que las aportaciones podrían ser deducibles o no deducibles, y las IRA tipo Roth.

  1. Todas las IRA tradicionales tienen impuestos diferidos. Esto quiere decir que usted no debe impuestos sobre sus ganancias hasta que las retire. Si usted reúne las condiciones necesarias, podría deducir sus aportaciones en su declaración federal de impuestos sobre la renta, y también diferir los impuestos en ese importe.
  2. En las IRA tipo Roth también se pueden diferir los impuestos, lo que significa que usted no debe impuestos sobre las ganancias a medida que se acumulan. Los retiros no son gravables si su cuenta ha estado abierta por al menos cinco años y usted tiene al menos 59 años y 6 meses de edad.

Ya sea si deduce o no su aportación, podría encarar una posible multa impositiva del 10 % además de cualquier impuesto pendiente de pago sobre los importes diferidos que retire antes de cumplir los 59 años y 6 meses de edad. Y usted tiene que empezar a tomar distribuciones mínimas requeridas (RMD, por sus siglas en inglés) después de cumplir los 70 años y 6 meses de edad. No hay multa impositiva si usted retira al menos la cantidad mínima, pero todos los importes con impuestos diferidos que retire se gravan a la misma tasa que sus ingresos ordinarios. Las aportaciones a una cuenta tipo Roth nunca son deducibles, pero usted puede continuar aportando siempre y cuando haya percibido ingresos. Y nunca se le exigirá tomar las RMD.

Límites de aportación

El único requisito para abrir una IRA es haber percibido ingresos, es decir, dinero que recibe por trabajo realizado. El límite de aportación anual total en 2018 es de $6,000, ya sea si deposita todo el dinero en una cuenta o lo divide entre una IRA tradicional y una tipo Roth. Si usted es mayor de 50 años de edad, puede añadir una aportación de recuperación de $1,000. Usted reunirá las condiciones necesarias ya sea si ha aportado o no a una IRA anteriormente.

Cualquier importe que perciba satisface los requisitos, y usted puede aportar la cantidad que desee, siempre que no supere el límite anual. Pero usted no puede aportar más de lo que gana. Por ejemplo, si usted gana $1,800 en un año, esa es la cantidad máxima que puede aportar. Y si gana $5,500 o $350,000, el límite máximo es el mismo. Haga clic aquí

Cuentas conyugales

Si su cónyuge no trabaja, pero usted sí, puede aportar hasta $5,500 en 2018 a una cuenta conyugal aparte a nombre de su cónyuge. La ventaja para el cónyuge que no trabaja es poder acumular un fondo personal para la jubilación sobre el cual tiene titularidad y control.

¿Cuál es la cuenta IRA ideal para usted?

Si usted reúne las condiciones necesarias para aportar a una IRA tipo Roth, según su ingreso bruto ajustado modificado (MAGI, por sus siglas en inglés), o para deducir su aportación a una IRA tradicional, lo más aconsejable es que elija una de ellas.

Los límites de ingresos son más estrictos para deducir su aportación a una IRA tradicional que para aportar a una IRA tipo Roth.

En 2018, por ejemplo, usted puede deducir todas sus aportaciones a una IRA si es soltero, y si no tiene un plan de jubilación en su trabajo o su MAGI es inferior a $63,000. Usted puede deducir una parte gradualmente decreciente de su aportación a medida que sus ingresos se acerquen a $73,000, y nada si supera los $73,000. Siempre tiene la opción de deducir el importe completo de su aportación si usted no reúne los requisitos necesarios para un plan de jubilación en su trabajo o su empleador no ofrece uno. Haga clic aquí

Usted reúne las condiciones necesarias para una aportación tipo Roth íntegra en 2018 si es soltero y su ingreso bruto ajustado (AGI, por sus siglas en inglés) es inferior a $120,000. Si tiene un AGI entre esa cantidad y $135,000, usted puede depositar una parte gradualmente decreciente de su aportación en una IRA tipo Roth y el saldo en una IRA tradicional, si lo desea.

Para las parejas casadas que declaran impuestos conjuntamente, en 2018 los límites de ingresos para una IRA tradicional deducible empiezan en $101,000 y se eliminan cuando llegan a $121,000. Usted puede deducir su aportación si no tiene un plan de jubilación propio en su trabajo o si no reúne las condiciones necesarias. Pero si su cónyuge tiene un plan, la cantidad que puede deducir se reduce gradualmente si en 2018 su ingreso bruto ajustado modificado conjunto supera los $189,000, y se elimina si supera los $199,000. Cada uno de ustedes reúne las condiciones necesarias para aportar el total de $5,500 a una IRA tipo Roth si en 2018 su MAGI conjunto es de $189,000 o menor, y cantidades menores hasta que alcance los $199,000 cuando se hayan eliminado sus requisitos necesarios.

La cuenta es suya

Es fácil abrir una IRA. Lo único que tiene que hacer es llenar una solicitud relativamente sencilla proporcionada por el banco, la empresa de fondos de inversión, la empresa de corretaje u otra institución financiera que usted elija como la entidad depositaria de su cuenta.

Dado que las IRA son administradas por cuenta propia, lo cual significa que usted decide cómo invertir el dinero, usted deberá hacerse responsable de obedecer las normas que rigen las cuentas. En esencia, esto quiere decir que solo puede depositar el importe al cual tiene derecho cada año y hacer inversiones autorizadas. Usted también tiene que declarar al IRS (Servicio de Rentas Internas de EE. UU.) su aportación anual a una IRA tradicional, en el Formulario 1040 o 1040a si es deducible y en el Formulario 8606 si no lo es.

Usted puede invertir su dinero en la cuenta IRA casi de cualquier manera que guste que esté disponible a través de su entidad depositaria, desde depositarlo en cuentas de ahorro sosegadas hasta comprar opciones volátiles para el futuro. Los artículos que no puede elegir son bellas artes, joyas, monedas extranjeras y piezas coleccionables. Usted puede comprar y vender inversiones dentro de una

IRA y reinvertir el dinero en cualquier momento sin tener que preocuparse de pagar impuestos sobre alguna ganancia. Pero es posible que tenga que pagar cargos de ventas y otras cuotas en dichas transacciones.

Cuándo aportar

Usted tiene hasta el 15 de abril, la fecha en que vence el plazo para entregar las declaraciones de impuestos, para abrir una IRA y depositar para el año anterior. Si el 15 de abril cae en sábado o domingo, su depósito debe hacerse a más tardar el lunes 16 o 17 de abril, o a veces hasta el 18 de abril.

Usted puede depositar una suma global de dinero en una IRA, o distribuir sus aportaciones a lo largo de un periodo de hasta 15 meses. Usted podría depositar la suma total tan pronto como pueda, el 1 de enero del ejercicio fiscal para el cual esté aportando. O, al igual que la mayoría de personas, depositarla el último día posible, el cual es el 15 de abril para el ejercicio fiscal anterior.

La solución más práctica podrían ser aportaciones semanales o mensuales, quizás como cargos directos o transferencias electrónicas de su cuenta de cheques. No hay más garantías cuando usted invierte de esta manera que cuando invierte una suma total. Podría perder dinero, especialmente a corto plazo. Pero si sus inversiones dan buenos resultados, depositar dinero regularmente puede darle a su cuenta un verdadero impulso. Y mientras más tiempo se invierta el dinero, más posibilidades tiene de aumentar.

Categories

Archives

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *