Cómo afrontar una enfermedad

Manténgase al tanto de su salud financiera.

Una enfermedad grave puede asestar un golpe repentina e inesperadamente. Y sus efectos pueden ser devastadores para su salud emocional, sus recursos financieros y sus planes a largo plazo. Sin embargo, si uno está preparado, es posible sobrellevar una enfermedad.

Cómo afecta una enfermedad

Recuerde que si usted o un ser querido se enferma o sufre una herida grave, los efectos son tanto emocionales como financieros. De hecho, con frecuencia los dos están enlazados. ¿Puede permitirse el lujo de pasar varias horas al día atendiendo a una persona enferma en su hogar? ¿Está dispuesto a hacerlo? ¿Necesitaría ayuda? ¿Dónde puede encontrar ayuda y a qué precio?

Si bien no hay una forma de predecir con precisión los efectos de una enfermedad, usted puede crear un plan que le dé flexibilidad.

Qué se puede hacer

Los costos de la atención médica continúan disparándose, así que debe estar seguro de poder pagar las facturas. Asimismo, es posible que la persona en cuestión no esté ganando tanto dinero como antes, y quienquiera que esté prestando los cuidados también podría perder ingresos. Es una estrategia inteligente anticipar cuáles podrían ser sus recortes de ingresos, junto con los posibles gastos que tendrá que afrontar.

Aunque es imposible predecir cuál podría ser su situación financiera, es útil considerar las siguientes preguntas:

  • Si alguien se enferma o se lastima, ¿de dónde obtendría dinero para pagar las facturas de atención médica?
  • ¿Qué porcentaje cubriría su póliza de seguro?
  • ¿Tendría que liquidar algunas de sus inversiones o pedir ayuda a su familia?
  • ¿Podría dejar de trabajar para cuidar a un ser querido que se ha enfermado?

Seguro

Otro aspecto clave en la planificación de una emergencia médica es evaluar su cobertura de seguro. Dado que los costos de atención médica están en constante aumento, es importante que se proteja a usted mismo y a su familia contra las catástrofes que muy a menudo pueden asestar un golpe—no solo enfermedades o heridas, pero los reveses financieros que pueden resultar de los gastos de tratarlas—.

Por todo esto, quizás le convenga averiguar más sobre el seguro de cuidados a largo plazo, el cual por lo general cubre algunos de los gastos que pudieran derivarse de una enfermedad grave, como la atención domiciliaria o el tiempo que deba pasar en centros de enfermería. Usted podría adquirir este tipo de seguro a través de un plan grupal en su trabajo, pero también tiene la opción de obtener un seguro privado. La mayoría de expertos sugieren que usted compre cobertura de cuidados a largo plazo entre las edades de 54 y 59 años, ya que los costos aumentan considerablemente a una edad mayor.

Testamentos vitales y poderes

Tenga en cuenta que una enfermedad o lesión inesperada podría incapacitar de manera grave a la persona que afecta —tan gravemente que la persona no puede participar en las decisiones sobre cómo manejar su atención médica, tratamiento o rehabilitación—. Y la índole de dichas emergencias por lo general requiere que las medidas se tomen de manera rápida y resolutiva.

Por eso puede ser fundamental tener un testamento vital y un poder de atención médica. Cada documento explica a qué tratamiento médico le gustaría someterse si se enferma y no puede comunicar directamente lo que desea. El testamento vital detalla los procedimientos intervencionistas que le gustaría o no llevarse a cabo en estas situaciones. El poder de atención médica le permite nombrar a una persona a la que usted quisiera encomendar cualquier decisión posterior acerca de su atención o tratamiento médicos. Los requisitos y los formularios para estos documentos varían según el estado, así que asegúrese de que el suyo sea vigente y actualizado.

Su abogado y sus proveedores de atención médica por lo general pueden prestarle asesoramiento sobre qué hacer en estos casos. Y una vez que haya preparado los documentos correspondientes, debería dárselos a alguien que pudiera necesitar acceso rápido a ellos —como a su pareja, a sus hijos adultos, a su abogado o a su médico—.

Medicaid

Si usted o un ser querido se enferma, es posible que pueda recibir ayuda del Gobierno. Medicaid, programa operado por los estados y administrado por los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS, por sus siglas en inglés), una agencia que pertenece al Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., ofrece seguro a las personas de bajos recursos que tienen que pagar altos costos de atención médica, en particular las facturas de centros de enfermería. Si usted reúne las condiciones necesarias, Medicaid podría pagar los gastos de un centro de enfermería o un centro de asistencia ambulatoria para adultos.

Existen limitaciones estrictas con respecto a qué personas reúnen las condiciones necesarias para recibir la cobertura de Medicaid, y las normas de los requisitos necesarios varían según el estado. En general, los beneficiarios de Medicaid son aquellas personas que solo pueden permitirse pagar una pequeña porción de los gastos de atención médica profesional. Luego, Medicaid paga el resto de las facturas.

Usted también debe saber que algunos centros de enfermería no aceptan inmediatamente a pacientes que tienen la cobertura de Medicaid. Y el propio programa de Medicaid solo cubre los centros de enfermería que cumplen normas específicas.

Para obtener más información sobre Medicaid, puede visitar el sitio web de CMS, medicaid.gov.

Categories

Archives

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *